Tratamiento para la Depresión

La depresión (del latín depressio, que significa ‘opresión’, ‘encogimiento’ o ‘abatimiento’).

Los trastornos depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

El término DEPRESIÓN hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que caen en el ámbito de los trastornos afectivos.

Algunos síntomas más comunes son : la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración ante la vida y puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de cual sea la causa conocida o desconocida.

El origen de la depresión es multifactorial, es decir responde a varios factores.

La depresión es como una explosión de varios factores, como biológicos, genéticos o hereditarios y psicosociales.

Diversos factores ambientales aumentan el riesgo de padecer depresión, tales como factores de estrés, mala alimentación, permeabilidad intestinal aumentada, intolerancias alimentarias, inactividad física,obesidad, tabaquismo, trastornos en el sueño y deficiencia de vitamina D.

Entre los factores psicosociales se destacan el estrés y ciertos sentimientos negativos (derivados de una decepción sentimental, la contemplación o vivencia de un accidente, asesinato o tragedia, el trastorno por malas noticias, pena, contexto social, aspectos de la personalidad, el haber atravesado una experiencia cercana a la muerte) o una elaboración inadecuada del duelo (por la muerte de un ser querido).

La depresión puede tener importantes consecuencias sociales, laborales y personales, desde la incapacidad laboral (ya que se puede presentar un agotamiento que se verá reflejado en la falta de interés hacia uno mismo, o incluso el desgano para la productividad, lo cual no solo afectará a quien está pasando por la depresión, sino también a quienes lo rodean) hasta el suicidio. Otros síntomas por los cuales se puede detectar este trastorno son cambio del aspecto personal, enlentecimiento psicomotriz, tono de voz bajo, constante tristeza, llanto fácil o espontáneo, disminución de la atención, ideas pesimistas, ideas hipocondríacas y alteraciones del sueño.

Los principales tipos de depresión son el trastorno depresivo mayor, el trastorno distímico, el trastorno ciclotímico, el trastorno afectivo estacional y la depresión bipolar. El trastorno depresivo mayor, el distímico y ciclotímico son las formas más comunes de depresión, el trastorno distímico y ciclotímico son más crónicos, con una tristeza persistente durante al menos dos años. El trastorno afectivo estacional tiene los mismos síntomas que el trastorno depresivo mayor, en lo que difiere es que se produce en una época del año, suele ser el invierno. La depresión bipolar es la fase depresiva de un trastorno llamado trastorno bipolar.

La gran preocupación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) es el aumento de la depresión en todas las edades, desde niños hasta adultos.

Hay tratamientos muy eficaces para la depresión. Lo más recomendado es un buen diagnóstico.

La terapia farmacológico y la terapia psicológica en conjunto suelen arrojar los mejores resultados en la evolución de la depresión.

DE LA DEPRESIÓN SE SALE, ES IMPORTANTE REALIZAR EL TRATAMIENTO ADECUADO Y LOS PROFESIONALES CORRECTOS.

Cómo superar una ruptura sentimental en 5 pasos

Todos queremos ser felices y creemos que tener una pareja nos dará esa felicidad que tanto buscamos. Todo va bien mientras …

Emociones que dañan al corazón

El corazón permite unificar todos los aspectos de la persona, siendo el órgano a través del cual se canaliza el amor, …

Generación Z y el rendimiento escolar

La pregunta para iniciar este debate es si con el nuevo sistema escolar los padres son los alumnos o los alumnos son alumnos. …