Blog – Teresa Galeano

Artículos escritos pensados en ti.

¿Cómo actuar si vuelve abrirse una herida emocional?

Las heridas emocionales son los daños que experimentamos a lo largo de nuestra vida y que condicionan nuestra forma de interpretar el mundo y desenvolvernos en él. Prácticamente, todas las personas tenemos alguna herida emocional, pero identificarlas y aceptar su presencia no es sencillo. Si formas parte de quienes se han atrevido a mirar de frente esos daños y abordarlos, puede que te hayas sentido decepcionado al comprobar cómo aquello que creías sanado en realidad no lo está.

Sin embargo, la sensación de logro y libertad que sobreviene tras realizar el trabajo hace que, sin duda, el esfuerzo merezca la pena. Pero, ¿qué ocurre si, de pronto, esa herida vuelve a doler?, ¿si nos encontramos de nuevo sintiendo ira, miedo o tristeza ante situaciones que creíamos superadas? ¿Qué hacer si nos vemos cayendo otra vez en viejos patrones?

Las técnicas que nos ayudarán a cerrar estas heridas emocionales, son:

Mirarse a los ojos

El autoconocimiento

Conocerse a uno mismo es clave para reconocer lo que nos hace daño. Una vez lo sepamos, podremos buscar soluciones y trabajar para superarlas. Conocernos bien también nos ayudará a reaccionar de cierta forma en determinadas situaciones para que no nos hagan tanto daño. También nos ayuda a ser personas más auténticas.

Aceptar que las heridas emocionales forman parte de nosotros

Para poder procesar cualquier situación, debemos aceptarla. Creer que podemos saltarnos este paso porque no podemos permitirnos estar tristes, sentirnos culpables o no saber gestionar una emoción, es contraproducente. No ayuda a sanar las heridas. Por lo tanto, si queremos cerrarlas, primero debemos aceptarlas. Para ello, debemos observarlas, dejar que florezcan y que nuestro cuerpo y mente sigan el proceso natural que necesitan.

Tenemos que expresar nuestras heridas

Todas las emociones que sentimos son necesarias, ninguna es mala. Siguiendo con el punto anterior, para que puedan seguir su curso natural, debemos expresarlas.

Una buena técnica para que puedan fluir es darles paso cuando revivimos el momento que nos produce dolor. Lo podemos hacer hablando, paseando o buscar una acción que nos permita expresarnos.

Deja que las cosas fluyan

Muchas veces no podemos seguir con nuestra vida porque no somos capaces de dejarnos llevar. Lo queremos controlar todo y le damos mil vueltas a un mismo tema. Esto nos provoca estrés y ansiedad. Lo mejor que podemos hacer es dejarnos llevar, dejar que las cosas fluyan y sigan su curso natural. Sin intentar controlar nuestro futuro o cambiar el pasado. Pues está fuera de nuestro alcance.

Aprender a gestionar las emociones

Gestionar las emociones permite cerrar heridas. Si aprendemos cómo comunicar y utilizar los sentimientos, las podremos cerrar antes. Para hacerlo debemos aprender de las experiencias pasadas.

No dudes en pedir ayuda

Puede que sea difícil reconocer que no podemos con todo. Pero a veces es necesario que alguien nos ayude a superar ciertas situaciones. Hay profesionales que nos pueden ayudar a gestionar mejor la situación, a reconocer ciertas emociones que no sabíamos que sentíamos. A controlar los momentos de dolor. Nos ayudarán a encontrar lo que no está bien y cómo podemos gestionarlo. No debemos sentirnos mal o fracasados cuando recurramos a un especialista. Significa que somos capaces de reconocer que necesitamos ayuda y que queremos mejorar la situación.

Las ideas que hemos traído son solo algunos ejemplos, aunque podríamos encontrar más: practicar una comunicación asertiva y transparente, ser sinceros, buscar momentos de tranquilidad e intimidad… La lista es infinita, aunque los ingredientes explicados son, seguramente, algunos de los más necesarios para construir una relación en la que disfrutar y ser uno mismo.

Cerrar una herida emocional no es fácil pero es posible. Hay que ser constante con lo que sentimos y con lo que sienten los demás para mejorar la calidad de vida de nuestro entorno.

Lic. Teresa Galeano

Master en Terapia Familiar

R.P. N°865

¿CÓMO NOS ENCONTRAMOS PSICOLÓGICAMENTE? PARA AFRONTAR LA SEGUNDA OLA COVID

Desde que la pandemia llegó a nuestras vidas son muchos los síntomas que hemos experimentado y que nos hacen vivir esta segunda ola con mucha más dificultad.

Síntomas como el insomnio, la tristeza, ansiedad, niveles de estrés alto, enfado, miedo, tras el posterior confinamiento, el teletrabajo, las nuevas medidas de higiene incorporadas (geles, mascarillas, distancia necesaria…), preocupación por contraerlo y/o poder transmitirlo a familiares o personas de riesgo. Además de la extrañeza, la sensación de irrealidad, la confusión… nos acompañan desde la aparición del COVID en nuestras vidas.

Con el inicio del otoño y después de haber tenido un verano con algo de respiro, comenzamos a sentir con fuerza la tristeza y la incertidumbre, acompañadas en muchos momentos de desesperanza.

El área social se nos resquebraja, lo vincular que tanto nos ayuda es mínimo, muchos de nuestros proyectos siguen interrumpidos por la pandemia, decaen los encuentros, los grupos, las relaciones y eso hace que aún más se acreciente el sentimiento de tristeza.

La situación laboral para muchas personas pasa por momentos muy complicados, incluyendo aquellas que se encuentran en una situación de desempleadas, autónomos en situación de vulnerabilidad, teletrabajo, conciliaciones familiares y muchas otras personas tratando de conservar lo que tienen con mucho esfuerzo.

El miedo también se ha hecho muy presente en esta época. El miedo a la pérdida en rasgos generales. Son muchas las pérdidas que estamos experimentando y eso da aún más vértigo. Duelo a los que enfrentarse.

En una primera ola pusimos en marcha la creatividad, tratando de crear momentos nuevos, nuevas maneras de encontrarnos, aunque fueran telemáticas, pero ahora nos encontramos con mucho cansancio y sensación de embotamiento.

La mente humana no está preparada para elaborar tantos cambios de manera tan rápida, necesita tiempos prudenciales para elaborar situaciones con un gran impacto. La velocidad de todo lo que sucede en este tiempo hace que los síntomas sean aún mayores.

Pasar tiempo con una persona es una de las pruebas más grandes de amor que puedes ofrecerle a alguien. Si por motivos X no puede pasar tiempo físico con esa persona, es decir, verse físicamente, al menos intenta buscar tiempo para hablar, conversar… Esto en una pareja se vuelve crucial, porque el pasar tiempo juntos implica más oportunidades de conocerse y crear recuerdos compartidos.

Así, con este ingrediente nos referimos, no tanto a pasar tiempo físicamente juntos (que si se puede), sino más bien a dedicarle tiempo al otro, en general. Además, pasar tiempo con tu pareja también te permite, además de lo mencionado, poner fin a posibles conflictos en caso de existir.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA AMORTIGUAR ESTA SEGUNDA OLA Y NO PERDER LA ESPERANZA?

Partiendo de que no es fácil afrontar esta nueva ola y la incertidumbre de las medidas sanitarias y todos los cambios que van viniendo. Nosotros apostamos por incluir aquellas cosas que sí nos hacen sentir bien y cuidarlas; Apoyarnos en ellas para entre todos atravesar esta situación.

Cuidar los vínculos es una de las medidas importantes. El vínculo nos ayuda a salir del aislamiento, a tener esperanza, a apoyarnos conjuntamente en los momentos difíciles. A poder vivir encuentros que nos hagan olvidar la pandemia por coronavirus y nos ayuden a reencontrarnos con aquello que nos hace sentir que merece la pena tener esperanza y seguir. El cariño, la ternura, la empatía.

Mantener aquellas actividades de ocio que si están permitidas en algunos momentos, como visitar la naturaleza, pasear, hacer deporte…

Practicar la meditación ayuda a conectarnos con nosotros mismos y poder manejar aún mejor nuestras emociones. No se trata de negarlas, evitarlas o no experimentarlas, si no de aceptar que corresponden a este momento presente y poder gestionarlas de una forma más ligera.

Llevar a cabo proyectos personales y profesionales que las circunstancias permitan.

Tratar de descansar lo máximo posible, respetar los tiempos de uno mismo.

El acompañamiento terapéutico es un buen recurso para poder gestionar el impacto y las consecuencias psicológicas que la pandemia nos está causando.

Tras el confinamiento y la llegada de esta segunda ola es muy importante poner el foco en el autocuidado. Recurrir a un espacio psicológico es una buena vía para evitar que estos síntomas se agraven aún más.

No existe una fórmula mágica que nos saque de esta situación, pero tratar de cuidarnos, centrarnos en las pequeñas cosas, en los vínculos y dosificar la información, la aceptación y paciencia nos ayudarán a seguir afrontando y viviendo esta compleja situación.

Lic. Teresa Galeano

Master en Terapia Familiar

R.P. N°865

5 Ingredientes Esenciales en una Relación de Pareja

¿Alguna vez te has planteado cuáles son los ingredientes esenciales en una relación de pareja? ¿Aquello necesario para que una relación sea saludable y además funcione?

Está claro que cada pareja es un mundo y que no todos necesitamos lo mismo. Sin embargo, encontramos en la psicología algunas ideas genéricas que deberían ser aplicables a todas aquellas relaciones que buscan convertirse en relaciones saludables, como el respeto mutuo.

Mirarse a los ojos

Y es que un acto tan cotidiana y aparentemente sencillo como mirarse a los ojos constituye uno de los ingredientes esenciales una relación de pareja. ¿Por qué? Porque cuando dos personas se miran directamente a los ojos, tienen la capacidad de conectar. Es decir, conectar a otro nivel, a un nivel más emocional.

Ya lo dice aquella frase, “cuando las miradas hablan, las palabras callan”. Mírate a los ojos con tu pareja y quizás compruebas cómo, a pesar de todo, la química sigue ahí.

Reírse Juntos

Reírse juntos, al igual que mirarse a los ojos uno al otro, conecta mucho a las personas, fortifica el vínculo y favorece la confianza personal. Cuando reímos disfrutamos, sentimos placer, y precisamente experimentamos ese placer por la liberación de endorfinas y otras sustancias en nuestro cerebro. ¿Qué ocurre con las cosas que nos hacen disfrutar? Que las queremos volver a experimentar. ¿Y qué mejor que repetir momentos felices con nuestra pareja?

Respetar Siempre

El respeto es otro de los ingredientes esenciales en una relación de pareja. Respetar implica escuchar la opinión del otro, aunque no la compartamos, no insultar, hablar bien, tener al otro en consideración, aceptar sus defectos, ser sinceros… Es decir, el acto de respectar conlleva una gran cantidad de acciones y actitudes, y todas ellas se relacionan con un fortalecimiento del vínculo y con una mayor confianza entre la pareja.

Además, en el momento en el que una pareja se falta al respeto, es más probable que lo vuelva a hacer en un futuro, y eso puede acabar generando dinámicas muy tóxicas dentro de la relación.

“Para llevarse bien, no necesitamos las mismas ideas. Necesitamos el mismo respeto”. Anónimo

Pasar Tiempo Juntos

Pasar tiempo con una persona es una de las pruebas más grandes de amor que puedes ofrecerle a alguien. Si por motivos X no puede pasar tiempo físico con esa persona, es decir, verse físicamente, al menos intenta buscar tiempo para hablar, conversar… Esto en una pareja se vuelve crucial, porque el pasar tiempo juntos implica más oportunidades de conocerse y crear recuerdos compartidos.

Así, con este ingrediente nos referimos, no tanto a pasar tiempo físicamente juntos (que si se puede), sino más bien a dedicarle tiempo al otro, en general. Además, pasar tiempo con tu pareja también te permite, además de lo mencionado, poner fin a posibles conflictos en caso de existir.

Escuchar al Otro

En relación con un punto ya mencionado (el del respeto), os proponemos también otro de los ingredientes esenciales en una relación de pareja: la escucha activa. Escuchar a tu pareja de forma activa implica mostrar interés por lo que nos explica, preguntarle, mostrar atención, debatir, etc.

Es un acto de amor y respeto hacia el otro, además, que a todos nos gusta que nos escuchen, ¿no? Y siempre podemos aprender algo del otro a través de la escucha activa. Por otro lado, es una forma más de mejorar la comunicación y la confianza entre ambos.

“Saber escuchar implica poseer la capacidad de dejar de oír nuestras propias palabras”- Anónimo.

Reflexión final sobre el amor y las relaciones

Las relaciones sanas o saludables son aquellas en las que existe confianza, sinceridad y respeto mutuo, además de amor. Cada pareja deberá encontrar su propia fórmula para disfrutar dentro de la relación sin dejar de aprender con (y del) otro sin interferir en su libertad personal.

Las ideas que hemos traído son solo algunos ejemplos, aunque podríamos encontrar más: practicar una comunicación asertiva y transparente, ser sinceros, buscar momentos de tranquilidad e intimidad… La lista es infinita, aunque los ingredientes explicados son, seguramente, algunos de los más necesarios para construir una relación en la que disfrutar y ser uno mismo.

No olvidemos que el amor es la base de las relaciones, pero que estas también debe construirse poco a poco y con interés real de ambos miembros (no se construyen solas).

“Enamórate de alguien que te haga sentir que el amor es bonito, no difícil”. Anónimo.

Lic. Teresa Galeano

Master en Terapia Familiar

R.P. N°865

GASLIGHTING1

GASLIGHTING: el abuso emocional más sutil

Una forma de manipulación utilizada para hacer que la víctima dude de su propio criterio.

Dentro de mi experiencia como terapeuta de parejas, vengo observando un fenómeno muy particular, que si bien antes no tenía este nombre, dentro de la psicología y el ámbito de la salud mental se le ha denominado Gaslighting.

¿Qué es? El gaslighting es un tipo de violencia encubierta que se caracteriza por tratar de distorsionar la percepción de la realidad de otra persona con el objetivo de que comience a dudar de sí misma. El terminó apareció por primera vez en ‘Gaslight’, una obra teatral del año 1938, que más tarde llegaría a Hollywood en formato película.

El argumento se centra en el maltrato psicológico. Su personaje principal es un hombre (aunque también pueden sufrirlo ellos) que trata de convencer a su círculo de amigos y a su esposa de que esta última está loca. Para conseguirlo, se esfuerza en esconder objetos como cuchillos o cuadros, e incluso baja la intensidad de las luces. Cuando la mujer trata de verbalizarlo, él niega ser el autor de las acciones, haciéndole creer que tiene algún problema en la cabeza.

Como decimos, es complicado identificar a tiempo el gaslighting. El principal problema es que, quien lo sufra, comience a creer a quien ejerce este abuso, y empiece a dudar de su criterio y forma de pensar.

Además, los expertos en este tipo de maltrato también implicarán a tu círculo social a través de mentiras y manipulación. Quizás tus amigos no solo se pongan de su lado, sino que algunos incluso se pondrán en tu contra o te digan que exageras. Y aunque no sea así, la persona que te esté haciendo gaslighting te lo dejará caer para que te lo creas.

Cómo darse cuenta del Gaslighting? Señales o técnicas de gaslighting

Miente de manera compulsiva. Y no solo eso, lo dirá tan seguro que al final dudarás de la realidad que has visto y te lo acabarás creyendo.

Negación. Da igual que lo hayas escuchado, que se lo repitas por activa y por pasiva, y que sepas con total certeza que haya dicho algo. Estas personas niegan la realidad a pesar de que tengas pruebas. Te lo repetirán tanto que terminarás aceptando su opinión con tal de no seguir.

Utilizan el refuerzo positivo. Durante todo el día te machacarán diciéndote que exageras o que estás mal de la cabeza, pero recularán dándote un halago, incluso en la misma conversación.

Proyectará sus sentimientos en ti. Si ól o ella se siente inferior, te hará sentir a ti de igual forma para sentirse mejor. Si consigue hacerte sentir diminuto, tendrás mayores problemas para salir del bucle tóxico.

Son maestros de la manipulación. Como hemos dicho antes, podrían llegar a poner a tus amigos en tu contra, de manera que no confíes en ellos, no les cuentes cuál es el problema y te aísles completamente.

Signos para detectar que eres víctima de gaslighting

  1. Dudas constantemente de ti mismo.
  2. Te cuestionas si eres demasiado sensible.
  3. No te comunicarás con nadie

Cómo salir del gaslighting

Es importante que confíes en tu intuición. Si sientes que algo no encaja, lo mejor es que te pongas alerta. Un punto muy importante a tener en cuenta es la comunicación, un elemento esencial de la pareja que suele desaparecer en estas situaciones. No te culpes, si la comunicación falla la responsabilidad es de ambos. Así que deja de pedir disculpas.

Además, no deberías buscar la aprobación de tu pareja porque te terminarás cansando. Tú eres igual de válido que él o ella para hablar sobre todo aquello que te molesta sin recibir críticas por ello. Recuerda que nadie decide cómo te sientes ni pueden juzgar si tus sentimientos son reales o no, así que tampoco pidas perdón por ser sensible o por estar triste. Sentir que te están dando menos de lo que te mereces es sinónimo de que ves claridad al final del túnel. Aunque te dé mucha pena y sepas que vas a sufrir, ese pensamiento te dará la posibilidad de escapar. Escapar del gaslighting. Y créeme, una vez que lo hagas, te sentirás mejor. Y si sientes que no puedes sola/o es el momento ideal de pedir ayuda terapeútica.

fatiga-pandemica

FATIGA PANDÉMICA

La OMS puso el nombre de «fatiga pandémica» a una serie de síntomas derivados de la enfermedad del Covid 19 y de las consecuencias que ha traído para todos esta pandemia mundial.

Se cumplió más de un año del día en el que la OMS declaró pandemia mundial a causa del coronavirus. Tuvimos que aprender a vivir sin salir de casa, sin poder ver a nuestros seres queridos o a teletrabajar, y aunque también nos ha venido bien para conocernos a nosotros mismos y a las personas con las que convivimos, el Covid-19 ha hecho que aflore más depresión, cansancio y ansiedad.

La ansiedad es un mecanismo que tiene nuestro cuerpo para enfrentarse a peligros y sobrevivir. Ante situaciones nuevas o potencialmente peligrosas, nuestro estrés subirá para activar todos nuestros recursos y facilitar nuestra supervivencia.

Después de meses luchando contra el coronavirus, muchos de nuestros hábitos de vida han cambiado. Hemos tenido que introducir en nuestra vida diaria las mascarillas, el lavado de manos, la distancia social, pasar largas temporadas en casa, etc. Lo que hace menos de un año nos parecía normal, en estos momentos se nos antoja extraordinario.

Esta situación puede hacer que nos sintamos desmotivados, con una sensación de incertidumbre constante que nos puede generar síntomas de ansiedad o depresión.

Causas

La fatiga pandémica, es la consecuencia de meses de incertidumbre y de la modificación de los hábitos de nuestra vida. El miedo a la enfermedad, el aislamiento, el aburrimiento, la incertidumbre, el enfado o quejas constantes han hecho que sean millones las personas que ahora mismo la sufren. La consecuencia de esto es un estado psicológico de ansiedad, tristeza, desánimo, apatía y desesperanza ante el futuro. Además, diversos estudios demuestran que las personas que se han contagiado del Covid-19 presentan síntomas de cansancio. Por lo tanto, podríamos decir que «padecer coronavirus agota» y que es un síntoma añadido a los habituales (fiebre, tos seca, etc.).

Ideas para afrontar la fatiga pandémica

– Cuida tu pensamiento.

Nuestros pensamientos tienen el poder de producir emociones y llevarnos a actuar de una determinada manera, así que es importante elegir lo que pensamos en cada momento. Es importante detectar el pensamiento que te hace daño y cambiarlo por otro que te resulte más útil y que aporte emociones más adaptativas y positivas.

– Cuida tus emociones.

Los pensamientos negativos pueden llevarnos a sentir emociones muy intensas, y en la mayoría de las ocasiones es cuestión de aceptarlas. Aunque no nos guste, es normal que presentemos una montaña rusa de emociones: despertarme motivado, pero ver una noticia que me pone triste. Después llamar a una amiga que me anima, pero por la tarde sentir de pronto aburrimiento.

Esto es normal dada la situación, pero hay que prestar especial atención a las emociones que son muy frecuentes, intensas y que duran demasiado tiempo. Por ejemplo, estar muy triste todos los días la mayor parte del tiempo. En este punto deberías plantearte cambiar de hábitos o buscar ayuda profesional.

– Haz actividades agradables.

Es muy difícil hacer cosas que nos gusten en el contexto que estamos viviendo, pero debes intentar adaptar las cosas que nos gustan y hacerlas, sin dejarnos llevar por la apatía. Las actividades agradables son la base del estado de ánimo. Busca actividades sencillas, que no requieran mucho esfuerzo y que puedas hacer todos los días.

– No te aísles.

Mantener el distanciamiento social no tiene por qué significar aislamiento. Intenta mantener tus relaciones familiares y de amistad a través de las nuevas tecnologías.

– Gestiona el consumo de información.

Los telediarios, la prensa, redes sociales… el Coronavirus está en cada paso que damos, por lo que es recomendable elegir «de manera consciente» qué información recibir.

¿QUE TE ENSEÑÓ EL 2020?

Desde lo más profundo de mi corazón, creo que nunca nos imaginamos que tendríamos un año nuevo tan distinto y más que distinto, lleno de incertidumbre y con muchos cambios constantes en nuestro estilo de vida.

El año 2020 quedará marcado en la historia del mundo, como el año Pandémico que paró y revolucionó el modo de vivir de las personas en el mundo entero.

En este sentido, nadie duda de la ‘huella’ psicológica y social que la pandemia dejará en la mayoría de la población.

Lo que es muy claro, que después del Covid-19 en nuestras vidas, muchas cosas cambiaron. Las relaciones interpersonales, la manera de demostrar afectos, hubo un aceleramiento en el uso de la tecnología para diferentes tipos de acciones, la crisis económica, el miedo a la enfermedad y la crisis existencial.

Desde el punto de vista psicológico, tuvo una repercusión sin precedentes en otras pandemias.

Al principio de la Pandemia, sentimos los efectos del confinamiento y las repercusiones del encierro nos trajo de la mano y se seguirá sosteniendo la incrementación de diferentes patologías.

Se incrementaron los casos de trastornos de ansiedad, sobre todo los ataques de pánico. En el los niños y los adolescentes más caso de depresión y otros trastornos que afectaron y siguen afectando a todos los rangos etarios.

Lo Trabajos remotos, permitió que algunos padres se quedaran más en la casa, compartieran actividades con sus hijos, pero también esas relaciones se vieron afectadas por la tensión del exceso de convivencia y por nuevas tareas en el hogar.

Las mujeres que son madres y trabajadoras, fueron las primeras heroínas de la Pandemia, además de realizar sus trabajos remunerados en forma online, también tuvieron que dedicar más tiempo a la casa. Además, tuvimos que reinventarnos para ser docentes de los más pequeños y hacer malabarismo con el presupuesto familiar, en un año difícil y desafiante. Aquí es importante rescatar la resiliencia de muchas mujeres en nuestro país que mojaron la camiseta para que su familia esté bien. Ahora esto traerá una consecuencia importante de stress pos pandemia que lo podremos ver mejor en el 2021.

Podemos darle la medalla de oro a los niños y adolescentes, que con mucho esfuerzo y creatividad tuvieron que estar encerrados, aislados de sus compañeros, amigos, deportes, colegio y todo lo que hace al crecimiento saludable. No solo se adaptaron a las clases a distancia, sino también a verse forzados de la noche a la mañana a dejar de tener contactos con sus pares, que es la fuente natural más importante de salud mental. El contacto, las actividades escolares y extra escolares, algunos quedaron confinados en espacio pequeños que al terminar el 2020 estamos viendo consecuencias importantes de este stress postraumático. Este stress se puede visualizar como irritabilidad en los niños, síntomas depresivos, cuadros de ansiedad, llanto fácil, peleas entre hermanos y otros tipos trastornos más específicos que tenemos que estar atentos por la salud mental de nuestros hijos.

El nivel educativo, dejó mucho que desear y por supuesto que repercute en el proceso de enseñanza- aprendizaje de los niños y adolescente que no les impide acceder a un futuro con un mejor a nivel intelectual y como personas en desarrollo.

Ahora una frase… que siempre es muy utilizada es “Las crisis son oportunidades”, esto puede cambiar un poco nuestra perspectiva de evaluación de este año.

Por esa razón, decidí empezar con la frase ¿qué te enseñó el 2020? Porque también nos trajo miles de aprendizajes. Si miramos el vaso medio lleno podemos encontrar un primer punto. Todos los que vivimos esta pandemia tuvimos que REINVENTARNOS en nuestra manera de relacionarnos, en aprender a realizar nuevas actividades, en manejar mejor la tecnología, a utilizar la tecnología al servicio de la humanidad, muchos emprendimientos nuevos para salvar la economía familiar, aprender a vivir con menos, pero con mejor calidad de vida a dedicarnos más a nuestros hijos y estar pendientes de su salud.

Podemos seguir nombrando muchos aprendizajes, pero desde mi perspectiva y de todo lo que he investigado podemos quedarnos con dos grandes aprendizajes. El primero es que la vida es un instante y que no tenemos que postergar lo que tenemos planeado, al contrario, tenemos que vivir todos los días con la mayor intensidad sin sentir que la vida
se nos escapa. Y el segundo aprendizaje que la tecnología llegó para quedarse y que va depender de nosotros como la utilicemos a nuestro favor o en contra.

Y no puedo ir, sin dejar esta frase que me marcó a fuego “Cuando menos nos esperamos, la vida nos coloca delante de un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio”

Teresa Galeano. R.P.°865
Máster en Psicología
Terapia Familiar y de pareja

¿COMO MANEJAR EL ESTRÉS EN ESTA PANDEMIA?

Esta situación que estamos viviendo puede desencadenar en Trastornos de Estrés Postraumático, confusión, ansiedad, frustración e ira que incluso pueden tener efectos duraderos. Entrar en cuarenten es temible, no tanto al principio de esta que las personas están en schock, esto es, no es consciente de la realidad, se vive como un sueño. En las siguientes fases será cuando aparezcan emociones como miedo, tristeza, culpa, ira, etc. Estas situaciones tienen efectos psicológicos negativos, que aún pueden detectarse meses o años más adelante, lo que nos pone de manifiesta que es de suma importancia y a modo de prevención implementar medidas durante el proceso de planificación de cuarentena para minimizar estos impactos psicológicos.

Lo importante en esta epidemia es generar CONDUCTAS DE AUTOCUIDADO.

¿Cuáles son esas conductas de autocuidado?

1.- Mantenga una actitud optimista y objetiva. Es fuerte y capaz.

2.- Lleve a cabo los hábitos adecuados y de higiene y prevención que recomienden las autoridades sanitarias.

3.- Evite hablar permanentemente del tema. Disperse su mente en otras actividades y otros temas interesantes.

4.- Apóyese en su familia y amigos. Este es el momento ideal para estrechar lazos humanos, compartir con viejos amigos, redescubrir nuevos amigos y por supuesto revalorizar la familia.

5.- Ayude a su familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación. Es importante que seamos motores de calma, paz y tranquilidad en nuestro entorno, de esta manera estamos cuidando nuestra salud mental y la de nuestra familia.

6.- Acuda a fuentes oficiales y busque información contrastada por expertos: Ministerio de Salud,  Organismos Oficiales, OMS, etc. No se intoxique con noticias falsas que causan miedo y ansiedad.

8.- Procure hacer vida normal y continuar con sus rutinas. Es saludable tener rutinas y cumplir con esas rutinas. Está comprobado que quedarse acostado y sin mantener la mente ocupada es más probable que me intoxique de miedo y más ansiedad.

Y por último, concentremos nuestra energía, en mantener actitudes saludables, realizando actividad física, ocupándome de mi trabajo de manera telemática y lo más importante realizar rutinas que mantengan nuestra actitud positiva y esperanzadora.

Mgtr. Teresa Galeano. Psicóloga clínica. R.P. Nº 865

PROBLEMAS DE PAREJAS ANTE EL COVID-19

Toda epidemia supone alteraciones y peligros a nivel biológico, psicológico y social. Ahora nos damos cuenta con más claridad que nunca. Hasta ahora, pensábamos, y con razones, que los peligros eran ante todo biológicos. Y es así, la epidemia por el coronavirus representa peligro para la vida y la salud de los ciudadanos, pero además de muchos efectos psicológicos por la cuarentena.

Toda epidemia conlleva consecuencias psicológicas, ya que pone en peligro la estabilidad mental o emocional de todas las personas en mayor o menor medida.

Esta Pandemia, tal vez como nunca en la historia, tiene sus repercusiones psicológicas a nivel mundial parecen mayores o, al menos, más conocidas que nunca. Según estudios realizados esto se debe a la difusión de la información y sobreinformación a través de las redes sociales, que en muchos casos aumentan el pánico y el miedo en la población.

¿Pero qué pasa con las parejas que tienen que convivir mucho más tiempo que lo normal?

Desde mi experiencia profesional aquí tenemos muchas variables. Pero el estilo de comunicación de la pareja y una buena sexualidad, son factores que determinarán la buena convivencia o una pésima relación de pareja. En muchos casos donde hay hijos de por medio, tendrán que esperar que pase la cuarentena para darle una solución definitiva a los problemas que puedan surgir.

Hay parejas que estaban pasando por alguna crisis, pero que lo sobrellevaban eludiendo la convivencia, es decir que no necesitaban enfrentarse al problema. La cuarentena pone como prioridad la convivencia y la comunicación de la pareja; y por lo tanto la pareja tiene que sacudirse para mirar lo que está pasando entre ellos.  Algunas parejas después de la cuarentena toman decisiones drásticas como separarse o divorciarse al darse cuenta que la situación emocional no da más.  Otras parejas deciden buscar ayuda profesional para solucionar situaciones que afectan a la integridad, a la comunicación o a la sexualidad de la pareja, buscando una respuesta a los problemas que surgieron durante la convivencia y que se agudizaron con los días.

Pero lo que se puede observar que hay una consecuencia directa de la cuarentena obligatoria. A causa de la epidemia, muchas parejas han estado juntas en casa durante más de un mes, lo que sacó a la superficie conflictos que permanecían escondidos.

También, se ha observado que algunas parejas se han reencontrado en esta convivencia obligatoria, es decir que tener más espacios para conversar, realizar actividades juntos, encontrarse sexualmente han causado un efecto positivo. Ha revalorizado la pareja y por lo tanto se redescubrieron en una nueva etapa, retomando con más fuerza el vínculo.

La cuarentena como dije al principio, tiene consecuencias psicológicas y por supuesto que repercuten en las parejas. Lo importante será el CÓMO decidimos enfrentar estos problemas de convivencia durante la cuarentena, para algunos será el punto final y para otras pareja puede ser el inicio de una nueva etapa en el relacionamiento, redescubriendo nuevos aspectos que estaban olvidados.

Lic. Teresa Galeano, Máster en Terapia Familiar y de pareja.

Crianza positiva de los hijos y contención durante una pandemia

Crianza positiva y contención de los niños durante una pandemia

El miedo, la incertidumbre y el encierro en casa para disminuir la propagación del COVID-19 pueden hacer que sea difícil para las familias mantener un estado de calma. Pero es importante ayudar a los niños a sentirse seguros, mantener rutinas saludables, controlar su comportamiento y fomentar resiliencia.

Practiquemos la disciplina positiva

Todos estamos más ansiosos y preocupados durante la pandemia. Es posible que los niños pequeños no tengan palabras para describir lo que sienten. Es más probable que se porten mal para exteriorizar su estrés, su ansiedad o su miedo a través de la conducta (lo que, a su vez, puede alterar a los padres, en particular si ya están estresados). Es posible que los niños mayores  estén particularmente irascibles ya que echan de menos el tiempo con sus amigos y se han cancelado los eventos especiales.

Algunas maneras en las que podemos ayudar a nuestros hijos a manejar sus emociones y conductas:

Redirija la mala conducta. Algunos niños se portan mal porque están aburridos o no saben hacer otra cosa. Búsqueles otra cosa para hacer.

Juego creativo. Sugiera a sus hijos que hagan dibujos de las formas en las que se está cuidando su familia. Hagan un montaje y cuélguenlo para recordarlo a todo el mundo. O construyan un fuerte o castillo dentro de la casa para mantener alejados a los gérmenes, guardando adentro a los animales de peluche o juguetes favoritos.

Dirija su atención. La atención, para reforzar buenas conductas y desestimular otras, es una herramienta poderosa. Hagamos énfasis en el buen comportamiento y destáquemoslo, elogiando el éxito y los buenos intentos. Explicar claramente las expectativas, en particular a los niños más grandes, puede ayudar en este aspecto.

Emplee recompensas y privilegios. para reforzar las buenas conductas (terminar las tareas de la escuela o las tareas de la casa, llevarse bien con los hermanos, etc.) que normalmente no daría en épocas menos estresantes.

Sepa cuándo no responder. Siempre y cuando su hijo no esté haciendo nada peligroso y llame la atención por cosas positivas, ignorar la mala conducta puede ser una forma eficaz para que deje de hacerlo.

Use las pausas obligadas. Esta herramienta de disciplina funciona mejor al advertir a los niños que, si no dejan de hacer lo que están haciendo, tendrán que hacer una pausa obligada. Recuérdeles lo que hicieron mal en muy pocas palabras y con la más mínima emoción que le sea posible. Luego, apártelos de la situación durante un período previamente dispuesto (1 minuto por año de edad es una buena guía de referencia).​

Y por último un tip IMPORANTE. Tener un tiempo individual para cada hijo.

Incluso con toda la familia junta en la casa, las 24 horas, los 7 días de la semana, aparte un tiempo especial para estar con cada uno de sus hijos. Usted elija el momento y permita que su hijo elija la actividad. Solo 10 o 20 minutos de atención exclusiva, aunque solo sea de vez en cuando, significarán muchísimo para su hijo. Apague los celulares o póngalos en silencio para no distraerse. ​

Mgtr. Teresa Galeano. Psicóloga clínica. R.P. Nº 865

TÉCNICAS PARA MANEJAR LA ANSIEDAD

COMO AFORNTAR LA ANSIEDAD EN TIEMPO DE CRISIS

Nuestro país, nuestro continente y el mundo están viviendo un momento muy difícil, lleno de incertidumbre y crisis psicológicas, económicas y sociales.

En este artículo, queremos dedicarles específicamente a las personas que están pasando por un cuadro de ansiedad o ataques de pánico.

Para empezar vamos a describir algunos síntomas que se pueden dar en un cuadro de ansiedad son:

A nivel físico se reconocen porque la persona que las sufre tiene algunos de estos síntomas: palpitaciones, sudoración, temblor, sensación de ahogo, dolor en el tórax, mareo, aturdimiento o desmayo, temblores, náuseas, hormigueos, escalofríos o calores.

A nivel psicológico: Si tienes ansiedad puedes sentir inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor a la muerte, a la locura, o al quitarse la vida.

Se ha estudiado y las crisis de ansiedad aparecen bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos, tiempo en el que se suceden al menos cuatro o más de los síntomas arriba descritos.

Con todo lo que estamos viviendo, la pregunta es cómo hacer frente a estas crisis de ansiedad?

CINCO TÉCNICAS PARA MANEJAR LA ANSIEDAD.

  • La primera técnica importante es descubrir que me causa la ansiedad, por ejemplo estar escuchando noticias todo el día o estar conectada a las redes. DISMINUIR LA SOBREINFORMACIÓN, es decir escuchar noticias o mirar las redes con moderación y hasta ciertas horas, sobre todo evitar la sobreinformación a la noche para tener un buen descanso entre 7 y 8 horas.
  • La segunda técnica ES MANEJAR LA RESPIRACIÓN. Es muy importante practicar la respiración de inhalar y exhalar despacio. Metiendo aire en los pulmones y sacando oxígeno por la nariz. Esta respiración se llama diafragmática. El objetivo es evitar la hiperventilación o falta de oxígeno. También está recomendado practicar yoga, mindfullnes o algún tipo de actividad que controle la respiración y ayude a calmar los pensamientos de miedo e incertidumbre.
  • La tercera técnica es la DISTRACCIÓN son: ponerte a conversar con alguien, escuchar una música que te gusta la letra y cantarla, distraerte con un video o una película interesante, pintar, pintar mandalas hacer sodoku. Es importante conocernos y saber que nos va distraer en un momento de ansiedad.
  • La cuarta técnica y muy utilizada la VIZUALIZACIÓN POSITIVA. Darte el permiso de respirar e imaginarte que estas en un lugar que te gusta mucho, puede ser un campo, un jardín, la playa o cualquier lugar que te transporte a la paz y serenidad. Que te mantengas conectada a esta imagen y que lo puedas hacer durante 15 minutos hasta que desaparezcan los síntomas.
  • La quinta técnica es REALIZAR UNA ACTIVIDAD FÍSICA que más te guste. Para algunos puede ser caminar, trotar, bailar, hacer gimnasia. Todo esto con el objetivo de quitar la atención en los síntomas de ansiedad y generar endorfinas para disminuir el miedo y los pensamientos negativos.

¿Cómo actuar si vuelve abrirse una herida emocional?

Las heridas emocionales son los daños que experimentamos a lo largo de nuestra vida y que condicionan nuestra forma de interpretar …

¿CÓMO NOS ENCONTRAMOS PSICOLÓGICAMENTE? PARA AFRONTAR LA SEGUNDA OLA COVID

Desde que la pandemia llegó a nuestras vidas son muchos los síntomas que hemos experimentado y que nos hacen vivir esta …

5 Ingredientes Esenciales en una Relación de Pareja

¿Alguna vez te has planteado cuáles son los ingredientes esenciales en una relación de pareja? ¿Aquello necesario para …