Blog – Teresa Galeano

Artículos escritos pensados en ti.

COMO TRANSITAR DEPRESIONES

¿Qué nombre tiene el sufrimiento de nuestra época? Conversaciones del día a día, diagnósticos y análisis mundiales afirman que ese nombre es la depresión.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas en el mundo conviven con este trastorno mental, cuya incidencia aumentó más del 18% entre 2005 y 2015.

La depresión puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

El estrés, los retos, los contratiempos y las decepciones en la vida son factores que pueden hacer que las personas tengan sentimientos de tristeza. Sin embargo, las personas que están luchando con la depresión no sólo enfrentan las bajas normales en el estado de ánimo que ocurren de vez en cuando, si no que experimentan sentimientos constantes de vacío y desesperanza que terminan consumiendo, aparentemente, todos los aspectos de sus vidas. Además, la depresión puede provocar cambios significativos en la vida de una persona al reducir su funcionamiento diario normal.

La depresión da nombre a una serie de formas, descripciones y vivencias distintas, pero no siempre fue así.

Pero, ¿qué es la Depresión? La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. La mayoría de nosotros se siente de esta manera de vez en cuando durante períodos cortos.

La depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más.

Los síntomas de depresión incluyen:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Sentimientos de desesperanza o abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

Hay varios tipos de depresión. Vamos a describir brevemente.:

Depresión mayor. Sucede cundo los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria por semanas, o períodos más largos de tiempo.

La Distimia. Es un tipo de depresión menos grave. Los síntomas se mantienen a largo plazo, pero no evitan la actividad de las personas. También puede ser recurrente, es decir aparecer más de una vez en la vida.

Trastorno depresivo persistente. Se trata de un estado de ánimo depresivo que dura 2 años. A lo largo de ese período de tiempo, puede tener momentos de depresión mayor junto con épocas en las que los síntomas son menos graves.

Depresión de tipo Bipolar. También se denomina enfermedad maniaco-depresiva. La prevalencia de esta patología no es tan alta como las dos anteriores. Se caracteriza por cambios de humor. Estados de ánimo muy altos se ven sucedidos por otros muy bajos. Estos cambios son bruscos a veces, pero lo más frecuente es que sean graduales. En el ciclo de depresión, las personas tienen alguno o todos los síntomas de un problema depresivo.

Otras formas comunes de depresión incluyen:

Depresión posparto. Muchas mujeres se sienten algo deprimidas después de tener un bebé, pero la verdadera depresión posparto es más grave e incluye los síntomas de la depresión mayor.

Trastorno disfórico premenstrual (TDPM). Síntomas depresivos que ocurren 1 semana antes de la menstruación y desaparecen después de menstruar.

Trastorno afectivo estacional (TAE). Ocurre con mayor frecuencia durante las estaciones de otoño e invierno, y desaparece durante la primavera y el verano, muy probablemente debido a la falta de luz solar.

Depresión mayor con características psicóticas. Sucede cuando una persona padece de depresión con una falta de contacto con la realidad (psicosis).

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO DE LA DEPRESIÓN

Los expertos consideran que el desarrollo de la depresión es causado por una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. A continuación, se describen dichos factores en mayor detalle:

Factores genéticos: La depresión es una condición de salud mental que puede heredarse de los padres. Las investigaciones han revelado que el 40% de las personas diagnosticadas con depresión tienen antecedentes familiares de este trastorno.

Factores físicos: Cuando las personas sufren de depresión, las partes de su cerebro responsables de regular el estado de ánimo, el pensamiento, el sueño, el apetito y el comportamiento no funcionan adecuadamente. Además, las personas con depresión tienen un desequilibrio en ciertos neurotransmisores.

Factores ambientales: El trauma, la pérdida de un ser querido o cualquier otro evento estresante puede propiciar un episodio depresivo. Esto es especialmente cierto cuando una persona carece de las aptitudes necesarias para lidiar con el estrés o cuando no cuenta con un sistema de apoyo sólido.

Otros factores de riesgo: Ser mujer, soledad, carencia de un apoyo social, experiencias de vida estresantes. Problemas en el matrimonio o las relaciones. Dificultades financieras. Dificultades financieras. Problemas de salud o dolor crónico. Exposición a trauma. Ser víctima de abuso y/o abandono.

Antecedentes familiares de depresión u otros padecimientos de salud mental. Antecedentes personales de otros padecimientos de salud mental. Abuso de alcohol u otras drogas.

Indicios y Síntomas de la Depresión

Aunque la depresión varía de una persona a otra, existen algunos indicios y síntomas comunes. Los síntomas que presente la persona también dependen de características individuales más específicas. A continuación, se nombran algunos de los síntomas más conocidos que se relacionan con un diagnóstico de depresión:

Síntomas físicos::

  • Dolores de cabeza o migrañas
  • Dolor de estómago
  • Disminución en la energía
  • Dolores y achaques corporales sin causa aparente
  • Pérdida de energía
  • Cambios en el apetito
  • Aumento o pérdida de peso
  • Higiene inadecuada
  • Cambios en los patrones del sueño
  • Fatiga

Síntomas cognitivos::

  • Incapacidad frecuente para tomar buenas decisiones
  • Falta de concentración o enfoque
  • Pérdida de la memoria
  • Desaceleración o retraso en el pensamiento

Síntomas psicosociales::

  • Sentimientos de desesperanza e impotencia
  • Ira, Irritabilidad
  • Estado de ánimo ansioso
  • Autocrítica excesiva, odio a sí mismo
  • Sentimientos de culpa
  • Tristeza generalizada

Síntomas del comportamiento:

  • Arrebatos emocionales sin causa aparente.
  • Dejar de participar en actividades que anteriormente se disfrutaban.
  • Participación en conductas de alto riesgo.
  • Incapacidad para cumplir con las responsabilidades escolares o laborales.
  • Ausencias frecuentes de la escuela o del trabajo.
  • Conductas autoagresivas.
  • Aislamiento social o retraimiento.

CUAL ES LA BUENA NOTICIA!! Que la DEPRESIÓN es uno de los trastornos más conocidos y por lo tanto tiene tratamiento.

Lo ideal del tratamiento para la depresión es un tipo de abordaje interdisciplinario.

LOS TRATAMIENTOS PARA LA DEPRESIÓN

El ambiente que rodea a una persona que sufre depresión es fundamental para lograr su rehabilitación. La comprensión y el cariño de los familiares y allegados es importante, como lo es la paciencia, puesto que la falta de ganas y motivación de los enfermos puede provocar la desesperación. Sugerir y no ordenar actividades, proponer y no imponer conversaciones son apoyos básicos a la terapia impuesta por los profesionales. Uno de los problemas más importantes que presenta este grupo es el abandono de las terapias, por lo que es fundamental inducirle a seguir el tratamiento hasta el final.

El tratamiento contra la depresión es de dos tipos: farmacológico y psicoterapia.

Dependiendo del problema puede ser necesario uno u otro, o una combinación de los dos. Cuando los casos son graves existe otro tipo: la terapia electroconvulsiva. En general, el tratamiento farmacológico es necesario. En una primera fase se medica de forma intensa al enfermo para conseguir que los síntomas desaparezcan y se pueda iniciar la recuperación del enfermo. En una segunda fase se suministran fármacos para impedir la manifestación de la enfermedad.

Tratamiento farmacológico con antidepresivos: Los antidepresivos se utilizan para corregir desequilibrios en los niveles de las sustancias químicas del cerebro, especialmente la serotonina, un químico cerebral que transmite mensajes en el área del cerebro que controla las emociones, la temperatura corporal, el apetito, los niveles hormonales el sueño y la presión sanguínea. Los antidepresivos actúan incrementando los niveles de serotonina en las células del cerebro.

Psicoterapia: la psicoterapia podría definirse como un tratamiento o intervención terapéutica integral, deliberada y planificada, basada en una formación amplia y específica en alteraciones del comportamiento, enfermedades o necesidades más amplias de desarrollo personal, relacionadas con causas y factores psicosociales y psicosomáticos. Para ello utiliza métodos psicoterapéuticos científicos, en una interacción de uno o varios individuos con uno o varios psicoterapeutas, con el objetivo de mitigar o eliminar los síntomas, cambiar actitudes y patrones de comportamiento alterados, y favorecer un proceso de madurez, desarrollo, salud mental y bienestar.

Hay varios enfoques en la psicoterapia, incluyendo la terapia cognitiva-conductual, la interpersonal, la psicodinámica y otras clases de terapia conversacional, que ayudan a las personas a recuperarse de la depresión. La psicoterapia ofrece la oportunidad de identificar los factores que contribuyen a su depresión y a afrontar eficazmente las causas psicológicas, conductuales, interpersonales y situacionales.

PARA FINALIZAR, podemos decir que La depresión se caracteriza por ser un «hundimiento vital» en el que se sufre en todo el ser, se sufre por vivir. El hecho de la depresión es universal, pero su manifestación sintomática es diferente en las diversas culturas. En occidente, la depresión constituye el fenómeno epidemiológico más importante, con tendencia a crecer. Podríamos decir que la frustración derivada del individualismo occidental lleva a la depresión, y ésta a la drogadicción. Estudiar, pues, la depresión nos permite comprender al hombre actual, desde su dimensión más frágil, como ser práctico y mortal.

En el mundo en que vivimos y con la Pandemia sostenida ya por más de un año y medio, podemos afirmar, que la psicología llena un vacío dejado por la religión, y sirve para dar explicaciones y esperanza de una vida mejor.

Lic. Teresa Galeano

Master en Terapia Familiar

R.P. N°865

Comentarios

comentarios

COMO TRANSITAR DEPRESIONES

¿Qué nombre tiene el sufrimiento de nuestra época? Conversaciones del día a día, diagnósticos y análisis mundiales …

La Culpa, una trampa que puede destruir psicológicamente a quien la sufre

Somos imperfectos, y por ello cometeremos errores a lo largo de nuestra vida. Es un hecho totalmente inevitable. Los cometemos …

RESILIENCIA, SER FUERTE A PESAR DE LAS TORMENTAS

Muchas veces nos quejamos de lo difícil que nos puede resultar la vida, la lucha constante, las dificultades diarias, el …