Blog – Teresa Galeano

Artículos escritos pensados en ti.

Emociones que dañan al corazón

El corazón permite unificar todos los aspectos de la persona, siendo el órgano a través del cual se canaliza el amor, se comprende lo incomprensible y se perdona lo imperdonable.

Cualquier cambio desata diferentes comportamientos de forma primitiva y, si estos cambios son grandes pueden durar bastante tiempo, modificando la personalidad y hasta la forma de tomar decisiones y actuar a nivel emocional.
Además nuestro corazón es el centro del que emanan las más auténticas y potentes emociones, las mismas que mal
reguladas pueden causar daños irreversibles en forma de enfermedades cardíacas.

 

 

Cuando las emociones básicas están desreguladas, como el temor o tristeza, se puede producir una represión repetida sobre las necesidades expresivas de este órgano, originándose la sobrecarga emocional. El ritmo cardíaco es un fiel reflejo de nuestro estado emocional. La regulación emocional de una persona se ve reflejada en los latidos del corazón que a su vez refleja su estado en el resto del cuerpo. El cuerpo interpreta esos latidos en relación al estado fisiológico emocional en el que se encuentra, pudiendo ser estados emocionales negativos, manifestados en estrés, tensión, miedo o estados emocionales positivos, exteriorizados en alegría, tranquilidad, paz, sosiego, etc.

Estudios científicos han demostrado que la comunicación entre el cerebro y el corazón se fundamenta en dos vías. En otras palabras, el corazón envía tantas señales al cerebro como el cerebro envía al corazón. Como consecuencia, si el corazón late de una forma coherente (no estresado), envía señales al cerebro para que elimine el estrés mediante un proceso fisiológico de reducción de hormonas del estrés y aumento de hormonas positivas.

El cambio psicológico que se produce con la modificación del funcionamiento del corazón estaría ligado a la llamada conciencia interoceptiva. Es decir, a la forma en que nuestro cerebro interpreta la información de su propio estado en ese momento. Las emociones no están en el cerebro ni en el corazón, están inter-conectadas. Los problemas cardíacos se deben en cierta parte a los efectos producidos por los desequilibrios emocionales, manifestándose estos desequilibrios en nerviosismo, ansiedad, problemas para controlar otras emociones.

COMPORTAMIENTOS MANÍACOS

A nivel psicológico en comportamientos maníacos depresivos, histerias, risas excesivas o inapropiadas, tristeza, vulnerabilidad, falta de voluntad, hipersensibilidad, insomnio y a nivel mental como debilidad, falta o pérdida de memoria. Todos estos desequilibrios emocionales pueden llevar al límite al órgano del alma, hasta el punto que un deficitario control emocional puede provocar problemas en el abdomen superior, debilidad, calor, cansancio, cuerpo tenso, depresión, dolor de cabeza, frío en extremidades, dolor de hombro, mareos y/o sudoración excesiva.
Estos síntomas, provocados por la falta de control emocional, son los que provocan problemas de corazón que se manifiestan como arritmias, palpitaciones, infartos, pulso débil, tensión sanguínea, tensión en el pecho.
La toma de conciencia de estos síntomas, junto con la clarificación de nuestros objetivos, nos puede hacer ver si estamos en sintonía con ellos a través de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Esta toma de conciencia
surge de la racionalización de una visión clara y directa, que emana de lo que nuestro corazón nos quiere decir, tanto a nivel fisiológico como a nivel emocional.

* Adaptación de un artículo científico de la APA (Asociación Estadounidense de Psicología).

Comentarios

comentarios

GASLIGHTING1

GASLIGHTING: el abuso emocional más sutil

Una forma de manipulación utilizada para hacer que la víctima dude de su propio criterio. Dentro de mi experiencia como …

fatiga-pandemica

FATIGA PANDÉMICA

La OMS puso el nombre de «fatiga pandémica» a una serie de síntomas derivados de la enfermedad del Covid 19 y de las …

¿QUE TE ENSEÑÓ EL 2020?

Desde lo más profundo de mi corazón, creo que nunca nos imaginamos que tendríamos un año nuevo tan distinto y más que …